Seguidores

lunes, 30 de octubre de 2017

Marley

  Suelen decir que la cabra tira al monte y yo creo que algo hay de eso... 

  Mi "brote de bitel" me ha llevado a duplicar la escala y a pasar del maravilloso 1:12 al delicioso 1:6. Enfundarse un gancho de 1,75 es como llevar el viento en la popa, te puedes dar el lujo de tejer mirando el paisaje y pareciera que el hilo tomara vida propia... Para una impaciente como yo eso es aún mejor que la canelica en rama que mentaba mi abuela :) Refresca? Pues hacemos una chaquetita antes de salir!
  


  Observen por favor los detalles del top; el sport, a mi modo de ver, nunca debe estar reñido con el encanto :)


 Hay fiesta de cumple en el velador de la Alameda? Mañana????? No pasa nada, iremos! :) No se trata de salir corriendo a buscar un vestido de seda salvaje, ojo, solo de poner un poco de mimo y transmitir al anfitrión que su velada es algo especial para nosotros :) Con un 1,75 el acierto y el encanto están garantizados en un tiempo récord :)


 O eso es lo que me parece a mi... Sin renunciar a la comodidad, que una cosa no quita la otra :)


  Pero la cabra tira al monte... Y no me pidáis que os lo explique porque no sabría, pero de pronto una tarde las manos se van al hilo y al gancho pequeño y se lían en el desespero de los cambios de color y las filigranas y tejen un cachorrillo que quizá, cuando crezca, se convierta en uno de esos adultos a los que no veremos sonreír nunca, que se tomará la vida sin impaciencias y hasta pareciera que con un cierto desdén pero que, de momento, rebosa la ternura y la fragilidad de lo pequeño :)


 Si, es una tortuga jamaicana :) y se llama Marley porque así la bautizó mi Vic en cuanto le puso la vista encima :)


  No sabemos si es chico o chica... sexando tortugas somos un desastre :)


y la verdad es que nos importa muy poco... lo que nos atrapa de Marley es algo mucho más especial... algo que probablemente solo una "cabra" sea capaz de entender... :)


  Lo entiendes tú?

:)

lunes, 23 de octubre de 2017

Hablando de feria...

 Hace unos días leí la historia de un hombre que encontró un pequeño animal moribundo. Al momento de toparse con él, era un diminuto cachorro de una especie indescifrable que se llevó a casa en la palma de la mano. Durante los días que siguieron lo cuidó y lo alimentó sin esperanza pero sin tregua, hasta que aquel pequeño ser empezó a tomar fuerza y a crecer revelando, al cabo de pocas semanas, que las ardillas voladoras tienen un par de narices :)


  No sé si fue efecto de aquella historia o solo ha sido fruto del azar, pero yo también acabo de toparme con un pequeño ser de ojos muy grandes y especie indescifrable que puedo sostener sobre la palma de mi mano :)
  




 No diría yo que sea una ardilla voladora, aunque es curiosa y corretea como si lo fuera...


 Para ser conejo yo diría que las orejas son pequeñas...


 Y para ser ratón le faltan dientes... aunque, quien sabe?


 No dudo de que cuando crezca será trotamundos porque ya apunta maneras :)



 En fin... como dice la copla, lo que sea sonará :), de momento nos la quedamos :)



 Es tan fácil dejarse querer!


 Y compartimos... 
  



 Y entre dar y tomar le vamos robando fríos al otoño y hojas al suelo :)



  Molan los vaquericos de Valeria, eh? Son unos "Daragón" y  sientan como un guante :)


 Con sus pespuntes punteados...


 Y sus bolsillos como se requiere, que no son escopetica feria!


 Y hablando de feria... no digo más queso! 

;)

viernes, 13 de octubre de 2017

Para jugar? Una muñeca!!!

  No sé a vosotros pero a mi esta hostilidad que se ha adueñado del ambiente me afecta mucho... básicamente porque me parece una sinrazón y las sinrazones las carga el diablo. Hay momentos en que incluso me pregunto si no será todo una enorme farsa, un juego diabólico, perverso y ruin... "No se juega con las cosas de comer", decía mi abuela y yo lo suscribo; en los juegos como en los colores, todo depende de los gustos y la talla del jugador pero, puestos a escoger, paso de jugar con fuego y maldita la gracia que le encuentro a la estupidez de tensar una cuerda; puestos a escoger para jugar yo elijo una muñeca :)

  Supongo que un poco ya nos vamos conociendo así que no debe ser un secreto que cuando me da por algo, me da por algo y no puedo negar que me ha dado por las Blythe :) Hoy os presento a Zucena, mi niña Daragón, la que me ha calmado en estos días, la que me ha acompañado en la zozobra y me ha reflotado, la que me ha mantenido la sonrisa, el calor y la esperanza, la que me ha permitido encauzar la pasión, el temor y las sombras, si es que he conseguido hacerlo.


 No me gustan las bitel tristes y esta, que ya tenía nombre antes que rostro, debiera haber sido la más risueña de todas precisamente por eso, pero ha nacido entre los relatos de mi madre sobre la niña que fue y la guerra que acechó sus primeros pasos y que me ha ido contando en las infinitas horas en que me ha buscado en estos últimos días y los tirones de mi hermana cuando yo la buscaba a ella... "jaté de la guerra mija, mos hablar de lo que nos concierne..." ♥


  Creo que sin pretenderlo, he plasmado el recelo en su mirada...


la vulnerabilidad...


confío en que también la inocencia y la esperanza...




  Le prometí a mi hermana del norte que la que llevara su nombre sería la más bonica de todas :), sé que las del sur no se enfadan por eso y espero haberlo conseguido a pesar de los pesares :)


 La he vestido de niña de domingo porque estamos en el Pilar y yo celebro :)


y me la he llevado a pasear por la Alameda :)




  Cuando le propuse jugar, eligió una muñeca :)



  Enseña tu osito, Zucena!!!




 En fin... no parece demasiado cabal ponerse a jugar con la que está cayendo pero también estoy convencida de que otro gallo nos cantara si todo el mundo tuviera la cordura de saciar con una Blythe sus ansias de jugar.


martes, 26 de septiembre de 2017

Ángela...

 Me gustaría decir que ha sido una "moñica" buscada de propósito... que iba a por ella cuando me puse a enredar con esa osadía a la que ni yo misma doy crédito... que su aspecto y su expresión responden fielmente a lo que yo pretendía... pero mi madre me ha contagiado su fobia por las mentiras aunque uno mienta sobre cosas que no tienen la menor importancia y, a estas alturas de mi vida, me cuesta tanto esfuerzo mentir que no me compensa :) Ella no es la bitel que yo tenía en mi cabeza cuando cogí el bisturí, pero es la que me miró a los ojos cuando terminé de montarla y la que ahora me roba el corazón cada vez que la miro :) Una de las mías! ♥


 Tiene dientes porque no encontré modo mejor para reparar el desaguisado que organicé al tallarle la boca, qué pensabais? :)


 Y me pregunto si esa chispa de vulnerabilidad que transmite se habrá colado porque, desde hace un mes, tengo las manos llenas de caricias de una camada de gatos sin raza que tengo en una cestica al resguardo del invernadero... 


  No os engañéis, tras ese halo de timidez y aparente fragilidad hay una fortaleza que yo seguramente no alcanzo y un torrente de bondad que te contagia...


 Pactamos el nombre antes de conocerla en uno de esos juegos que jugamos mis hermanas y yo... pero ahora que la miro, sé que hay que cambiar el orden de la lista que preparamos... esa mirada... esos ojos son de Ángela... 


 Y estos vestidicos son de Azucena!


:)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...