Seguidores

viernes, 13 de octubre de 2017

Para jugar? Una muñeca!!!

  No sé a vosotros pero a mi esta hostilidad que se ha adueñado del ambiente me afecta mucho... básicamente porque me parece una sinrazón y las sinrazones las carga el diablo. Hay momentos en que incluso me pregunto si no será todo una enorme farsa, un juego diabólico, perverso y ruin... "No se juega con las cosas de comer", decía mi abuela y yo lo suscribo; en los juegos como en los colores, todo depende de los gustos y la talla del jugador pero, puestos a escoger, paso de jugar con fuego y maldita la gracia que le encuentro a la estupidez de tensar una cuerda; puestos a escoger para jugar yo elijo una muñeca :)

  Supongo que un poco ya nos vamos conociendo así que no debe ser un secreto que cuando me da por algo, me da por algo y no puedo negar que me ha dado por las Blythe :) Hoy os presento a Zucena, mi niña Daragón, la que me ha calmado en estos días, la que me ha acompañado en la zozobra y me ha reflotado, la que me ha mantenido la sonrisa, el calor y la esperanza, la que me ha permitido encauzar la pasión, el temor y las sombras, si es que he conseguido hacerlo.


 No me gustan las bitel tristes y esta, que ya tenía nombre antes que rostro, debiera haber sido la más risueña de todas precisamente por eso, pero ha nacido entre los relatos de mi madre sobre la niña que fue y la guerra que acechó sus primeros pasos y que me ha ido contando en las infinitas horas en que me ha buscado en estos últimos días y los tirones de mi hermana cuando yo la buscaba a ella... "jaté de la guerra mija, mos hablar de lo que nos concierne..." ♥


  Creo que sin pretenderlo, he plasmado el recelo en su mirada...


la vulnerabilidad...


confío en que también la inocencia y la esperanza...




  Le prometí a mi hermana del norte que la que llevara su nombre sería la más bonica de todas :), sé que las del sur no se enfadan por eso y espero haberlo conseguido a pesar de los pesares :)


 La he vestido de niña de domingo porque estamos en el Pilar y yo celebro :)


y me la he llevado a pasear por la Alameda :)




  Cuando le propuse jugar, eligió una muñeca :)



  Enseña tu osito, Zucena!!!




 En fin... no parece demasiado cabal ponerse a jugar con la que está cayendo pero también estoy convencida de que otro gallo nos cantara si todo el mundo tuviera la cordura de saciar con una Blythe sus ansias de jugar.


martes, 26 de septiembre de 2017

Ángela...

 Me gustaría decir que ha sido una "moñica" buscada de propósito... que iba a por ella cuando me puse a enredar con esa osadía a la que ni yo misma doy crédito... que su aspecto y su expresión responden fielmente a lo que yo pretendía... pero mi madre me ha contagiado su fobia por las mentiras aunque uno mienta sobre cosas que no tienen la menor importancia y, a estas alturas de mi vida, me cuesta tanto esfuerzo mentir que no me compensa :) Ella no es la bitel que yo tenía en mi cabeza cuando cogí el bisturí, pero es la que me miró a los ojos cuando terminé de montarla y la que ahora me roba el corazón cada vez que la miro :) Una de las mías! ♥


 Tiene dientes porque no encontré modo mejor para reparar el desaguisado que organicé al tallarle la boca, qué pensabais? :)


 Y me pregunto si esa chispa de vulnerabilidad que transmite se habrá colado porque, desde hace un mes, tengo las manos llenas de caricias de una camada de gatos sin raza que tengo en una cestica al resguardo del invernadero... 


  No os engañéis, tras ese halo de timidez y aparente fragilidad hay una fortaleza que yo seguramente no alcanzo y un torrente de bondad que te contagia...


 Pactamos el nombre antes de conocerla en uno de esos juegos que jugamos mis hermanas y yo... pero ahora que la miro, sé que hay que cambiar el orden de la lista que preparamos... esa mirada... esos ojos son de Ángela... 


 Y estos vestidicos son de Azucena!


:)

viernes, 15 de septiembre de 2017

Con tus propias manos...

 Nada puede compararse con aquello que tú mismo haces con tus propias manos... Creo que no tengo que explicar que estoy viviendo un brote Blythe, verdad? :) Seguramente he visto ya todas las Blythes que se mueven por Internet y entre ellas, las que probablemente sean las más bonitas del mundo, me encantan! Pero tengo más de enredadora que de coleccionista y creo que a eso se debe la emoción tan especial que llego a sentir cuando soy capaz de mover los dedos de forma lo suficientemente regular como para sortear la basura. Cuando sucede, aquello que consigo no lo cambio por nada :)

 Esto viene a que quise probar suerte con el bisturí sobre una Blythe... Admiro el temple de los cirujanos! Y me siento feliz de poder presentaros a mi Sabrina, la gran superviviente! :)


 Se llama Sabrina por el poema, lo conocéis?

"Escucha Sabrina hermosa
desde donde tú reposas
el rumor de las frías y transparentes olas..."


 Me vino al pensamiento porque el día que llegó a casa andaba yo muy revuelta... el trabajo es una bendición pero no hay trabajo bueno y el mío se empeñaba en venirse a casa conmigo... Sabrina me llevó a la crisálida :)


"...mientras tejes con lirios y guirnaldas 
los cabellos color ámbar de tu larga cola..."


 Uno se pierde en el laberinto de una muñeca y todo cobra una nueva dimensión... una nueva perspectiva...


"Toda la vida he seguido las huellas de alguien
Sálvame, hermosa Sabrina
sólo tú puedes hacerlo"


  No voy a engañaros, soy muy buena con las fotos :), seguro que incluso tiene más fallos de los que yo soy capaz de encontrar, pero aún así, la encuentro hermosa...  


  Mi primera custom :), mi Sabrina hermosa, la niña que tejí con mis propias manos y que no cambio por ninguna otra ♥



 Así fue como fue y así os lo he contado! Mmn... no va a quedar aquí la cosa, por cierto!

:)

martes, 5 de septiembre de 2017

Esa suerte...

    Acabo de pasar un rato acariciando a mi gato... me encanta ver como se abandona, tan confiado, tan despreocupado... A mi lado, Valeria acariciaba a Gus que también se abandona, tan confiado, con esos ojos tan enormes y tan llenos de consciencia y de gratitud... 





   A mi gato lo abandonó su madre, al Gus de Valeria no sabemos quien. Lo recogimos de la acequia en un día de tormenta cuando corríamos a buscar resguardo. Ni siquiera entiendo cómo pudimos verlo porque es del mismo color que el barro que lo envolvía y tan pequeño como el recodo en el que ingenuamente buscaba cobijo.



 En qué poco a veces está  la vida... lo que marcó su destino aquella tarde fue simplemente que pasamos por allí, que a pesar del aguacero nos detuvimos ante lo que nos pareció un quejido... que ante su fragilidad y su vulnerabilidad nos conmovimos... está vivo, libre y confiado porque aquella tarde nos importó lo suficiente como para hacer un alto en la carrera, de otro modo, se lo hubiera llevado el río.


  Como perro he de reconocer que es un desastre... aparte de una raza indescifrable, tiene el cerebro de un mosquito, es torpe como los pulpos de los garajes y tropieza con todo lo que se le pone por delante; come con la avidez de los que han conocido el hambre y tiene un pelo ingobernable. Aún no sabe que no hay que escarbar en las jardineras, ni hay forma de que comprenda que con las zapatillas no se juega, pero cuando te pone la vista encima y ladea la cabeza... cuando se acerca y se recuesta buscando el contacto a los pies de mi muñeca... cuando salta, ladra y mueve el rabo con tan incontenible alegría, cuando corre como un puma campo a través y a todo lo que le dan las patas y se aleja libre hacia el horizonte para de pronto girar y regresar de nuevo... cuando lo miro, me hace sentir su alborozo... y una punzada en lo más profundo del alma porque sé de hombres que no van a tener esa suerte... sé de hombres a los que se va a llevar el río porque nadie se detendrá, ni a nadie le importarán lo suficiente...
   

  Esta vez, el vestidico de mi Valeria es de su tía Azu :), rojo... como el combustible que mueve los corazones que traen la suerte...




:)

viernes, 11 de agosto de 2017

A fuego lento...

 No soy una cocinera de postín, ni siquiera una cocinera mediocre, pero siempre he pensado que el secreto de un bizcocho esponjoso está en dejarlo cocer a fuego lento. A mí me encanta mirarlo a la luz del horno, con la cocina en penumbra y sentir como su aroma se va extendiendo por toda la casa mientras va subiendo, tomando forma y dorándose poco a poco... 


  Probablemente esa es la razón por la que no se moverme por las redes sociales más allá de momentos fugaces que enseguida me empiezan a pesar. Se me representan como un océano inmenso, azul y sereno muchas veces, gris y encrespado otras, siempre en movimiento y en avance vertiginoso, rebosante de flora y de fauna de todos los colores imaginables. Es muy fácil dejarse atrapar y perderse en sus aguas pero os confieso que su ritmo me resulta agotador y siempre me alejo con la sensación de haberme dejado en el tintero cien mil "buenos días", "buenas noches", "me gusta", "me entristece", "me sorprende"... y un sinfín de comentarios en otras tantas publicaciones que la mayoría de las veces ya no soy capaz de volver a encontrar...  Supongo que algo tendrá que ver también el hecho de haber nacido en el norte adentro... no soy inmune al mar pero por mis venas corre el agua dulce de una fuente de alameda y si acaso, la corriente de un torrente de montaña que se viene a remansar en este pequeño y recóndito rincón y en otros tantos que habitualmente visito y en los que puedo detenerme y disfrutar a fuego lento, sin prisa y a salvo de los vientos del mar abierto, regresar cuantas veces quiera, encontrar y dejar huella de mi visita con las yemas de mis dedos y no con el frío y cortés prefabricado que brota del clic de un botón. Qué le vamos a hacer! A mi me atrapa el sabor antiguo del bizcocho horneado en casa a fuego lento... 


  Nos hemos tenido que poner calcetines... Nunca hubiera estimado que esta pudiera ser una noticia relevante pero navegando por esos lares que os he contado he descubierto que noticias así despiertan el entusiasmo de un montón de botones ;) Creo que el verano se ha marchado un par de días a sobrevolar otro mundo, pero dejaré que esa parte os la cuente él... 


:)

martes, 1 de agosto de 2017

La casita de las tejas verdes...

 En un recodo del bosque, al final del sendero que lleva al remanso, protegida de los malos vientos y arrullada por el murmullo del agua del arrollo, hay una casita que tiene las tejas verdes y el alma iluminada por la luz de mil veranos... 



 Con escalones que llevan al porche, como en las casitas de las orillas de los lagos, un sofá desvencijado para los atardeceres, flores en el alfeizar y contraventanas de madera como en el balcón de mi infancia... 



  En un recodo del bosque, al final del sendero que lleva al remanso, al abrigo de las malas miradas y sobre un lecho de guijarros blancos, hay una casita verde vestida de primavera...


 Para los lugareños siempre fue la casita de las verjas blancas, pero yo siempre la sueño como la casita de las tejas verdes... :)


 Me enamora porque tiene el suelo de madera antigua y alfombras para los pies descalzos...


 Me fascina por el modo en que cambia de semblante según le de la luz del sol o de la sombra...



 Me atrapa por el modo en que conjura el tiempo cuando en la bañera hay espuma con aroma de lavandas... :)


 Me roba el corazón el calor que procura esa colcha tejida con hilo de tarde afable y gancho lento... ♥


  En un recodo del bosque, al final del sendero que lleva al remanso, hay una casita rosa que tiene las tejas verdes... hay una casita hermosa que te hace sentir el tacto de una pluma de paloma si en la mano la sostienes...


  La habéis reconocido? :) La mano de la fotografía es mía pero la que ha tejido esa belleza es la de Inmaculada Burgos Ruano, "Cantimpalo" en el Foro "Tus Miniaturas"; maneja la "micro escala" con una destreza y un  encanto tan especial que resulta irresistible. La "micro escala" y todo lo que se le ponga por delante! Es mi amiga! Cada vez que veo una nueva publicación suya en "Miniaturas" me pongo hueca :) Te mando un besazo, bonica, que ya empieza a oler a feria!


:)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...