Seguidores

domingo, 17 de junio de 2018

Scotty ♥

 No hace mucho, me hice con una de esas socorridas estanterías de "medio pelo" para mi cuarto de los enredos y reservé el estante central  para mis pequeños saltamontes. La verdad es que pensé que ahí terminaba la historia, pero fue un error, mis bitel empiezan a no caber ahí...


  Me estoy planteando comprar una segunda estantería... si tiro el tabique y retranqueo mi territorio asumiendo una parte de pasillo como tierra conquistada, podría comprar tres... Tengo que pulir esta idea... No va a ser fácil; cuando en casa digo que el estante de las bitel se está quedando pequeño me miran con cara de emoticono y me sugieren que vacíe otro de los estantes y las ponga en él, como si la obviedad de la posibilidad bastara para que fuera razonable. En esa estantería han encontrado refugio muchos de mis tesoros y su espacio es innegociable. Queréis ver? :)

  Mis "mini-bitel" se han instalado en el primer piso :) Las tenía guardadas en una caja enorme desde que cedió aquella fiebre que nos dio, pero no vamos a comparar, están infinitamente mejor ahora! Y yo también; a mí me encanta tener a mano mis pequeñas cosas; como dice mi maña, ver y sentir... :)


  El segundo piso es para mí un rincón entrañable... Si tuviera que elegir qué llevarme a una isla desierta, lo metería en la maleta... cada una de esas pequeñas cosas es capaz de activar el cordón umbilical de mi memoria y llevarme a los sentimientos y sensaciones que les dieron vida. No concibo mejor amuleto frente al silencio que debe atronar las islas desiertas...


 Mmn... con el cuarto piso de mi estantería mágica tendría un dilema... o tal vez no... si se diera el caso de tener que embarcarme rumbo a una isla desierta y me formularan la pregunta del millón, yo no respondería reclamando el segundo o el cuarto piso de mi estantería, ya vamos cumpliendo años, queridos; mi reclamo sería la bodega del barco a disposición de mi equipaje :) Sin el cuarto piso, tampoco me embarco!


 Lalalaaaa... 

 El bajo y el ático, finalmente, son estantes de desahogo. Y esta es la obligada foto de grupo :)


  Y a qué viene todo esto? Pues veréis, solo es atrezzo :) A veces pienso que mis interminables entradas de bitel son un aburrimiento para quien no ha caído en esas redes y me ha parecido una buena introducción para que no recibáis con desgana a mi niña escocesa que ha nacido ayer :)


  Ha desplazado a Wendy en aquello de ser "la última" así que, hoy, ella es la más bonita :)


  Escocesa de las tierras altas, mirada y corazón de fuego...


 Moldeada con el cincel de la añoranza y de los sueños...


  Mi niña de las montañas y de la libertad... ♥




  Se llama Scotty... Por qué? Mmn... Quizá porque tiene los ojos verdes... 


o tal vez porque lleva perlas en el pull-ring... 


  Seguramente, ninguna de esas sea la verdadera razón y simplemente sucedió que soñé su nombre... :)


jueves, 7 de junio de 2018

Bitel love ♥

   No me canso de ellas :) Abro paréntesis de vez en cuando y Gabriela lo agradece, pero no me canso de jugar a bitel :) Mis hermanas tampoco así que todo resulta perfecto :) 
  
   Ya os conté que tenía un par de bitel a falta de sonrisa nueva, verdad? Pues poniendo remedio a eso ha nacido Wendy :) No sé por qué pero, al menos durante un tiempo, la última siempre parece la más bonita :)
    




  Wendy es coqueta...
    


curiosa...



un poco pilla, no voy a engañaros...



soñadora...




dulce...


divertida... 



y un poco miope :)


  Cuando estuve en Zaragoza, compré las bolitas para los tiradores; entonces no sabía que iba a llamarse Wendy, aunque ahora sé que no podía llamarse de ninguna otra manera :)


  Tengo que volver a Zaragoza a por más bolicas... :)

   Wendy iba a ser una bitel vestida de azul pero no tuve paciencia a esperar a que el vestido estuviera tejido y la vestí de rojo... cosas que pasan, después no tuve el valor de quitárselo así que se lo quedó Candela para el estreno de su melena nueva :)


  Poco después de esa foto llegó mi hija y salió con que "Mmn... con lo bonito que tenía el pelo..." Y las aguas volvieron a su cauce en una plácida tarde de alivio de tormentas... :)


  La verdad es que, mirando a Candela, creo que mi chiquilla tiene razón... la pelirroja del flequillo, ya nacerá :) Como decía mi abuela, "tarde no es y prisa no hay"... 



 Hay novedades en "Victoriaminiaturas" de Etsy, no dejéis de pasar a verlas :)

miércoles, 30 de mayo de 2018

Maison Bois: la "chaise longue"


         Aprovechando que llueve he decidido refugiarme en la casita Bois y mientras escampa, he estado ayudando a Gabriela en el asentamiento. Tenemos que arreglar algunos muebles que aunque hacen su papel, tal y como están, necesitan un lavado de cara. Lo primero que yo le pido a un mueble es la funcionalidad, pero una vez resuelto eso, no me sirve si no acompaña y suma al ambiente acogedor y cálido que uno busca en el lugar en que vive.


En nuestra lista de tareas ya hemos anotado que hay que pintar la silla que nos trajimos del rastro hace unos meses y en la que Gabriela leerá o se perderá recorriendo el álbum que atesora los momentos que no quiere olvidar. Cuando esté lista, tendremos que hacerle un cojín adecuado y la colocaremos en una esquina de su alcoba; en diagonal con la ventana para que los rayos del sol o de la luna que se atrevan a pasar por ella encuentren cobijo en sus pupilas cuando levante la vista. Cierto que no se trata de una silla de alcoba al uso, pero eso es algo que a Gabriela y a mí nos tiene absolutamente sin cuidado :)


En el salón las cosas están bastante a medias también y muy a falta de chapa y pintura. Como este finde no nos apetecía mancharnos las manos, decidimos empezar por la “chaise longue” :)  Nos gusta llamar así a un sofá de rayas rojas y blancas que me regalaron mis hijos y que he guardado hasta ahora como un tesoro. Lo de menos era que ese tapizado de rayas no encajara en ninguno de mis pequeños rincones, su valor está en que lo buscaron para mi (y en mi ciudad eso no es nada fácil) y en la impaciencia con que esperaron los días que debieron pasar desde que lo compraron hasta que el calendario indicó que era el momento de desenvolver el paquete, con la certeza de que lo que contenía ese paquete era el “regalo perfecto” ♥


En las minis, nunca me ha gustado el “compro-pongo”; entre otras cosas y esencialmente porque mi presupuesto no da para lo que a mí me encantaría comprar y poner, así que me dedico a enredar y apañar pequeños detritus o pequeños sofás con tapicería imposible y a colocarlos después :)

Me llevó semanas encontrar una tela que me tentara y oto tanto decidirme a destripar aquel sofá, pero el momento llegó y mi dulce Maison Bois ya tiene su “chaise longue” en el salón. Cierto que no se trata de una “chaise longue” al uso, pero eso es algo que a Gabriela y a mí también nos tiene absolutamente sin cuidado :)


A juego con la "chaise longue" también he tapizado una pequeña banqueta que pondré debajo de la ventana. Iba a decir que se ha perdido el gusto de acercarse y dejar correr el tiempo simplemente mirando por la ventana, pero no sería exacto. Creo que  lo que se ha perdido son las "ventanas con vistas". No es el caso de mi casita Bois. Desde esa ventana del salón puede llegar incluso a adivinarse el Estanque de los Gansos del jardín de la Alameda, así que necesitábamos una banquetica que siempre esté a mano :)


Habéis reparado en la alfombra, verdad? :) Es una Victoria's ♥ La verdad es que basta y sobra con ella para llenar el salón y contemplándola uno llega incluso a olvidarse de la ventana :)


Tapizada la "chaise longue", necesitaba un cojín... la ventaja de ser buena tejedora :) es que puedes empuñar tus agujas de doble filo y en un tiempo récord hacerte con un cojín sin pretensiones pero con encanto... blanco roto, porque nadie es perfecto y con botones malvavisco porque el contraste siempre suma :)



Y puesto el cojín y con el tiempo tan revuelto, la manta era un sí o sí. No salió a la primera :), no diré que fue sencillo :), pero sed sinceros :), viéndola ahí colgando tan bonica del brazo de mi "chaise longue", sentís el gusanillo de querer una igual, a que sí? Lalalaaaaaa... :)



El "pelo-pincho" de las fotos es Bronco :), una de esas casualidades de la vida con la que tropezó Gabriela y que ya os contaré otro día porque, si me enredo ahora, se me va a hacer de noche sin poner el lavavajillas :)

Como veis, no he perdido el toque, eh? Mis bitel no han diluido mi talento para la 1:12, jaaaaaa!!! Os iré manteniendo al tanto de mis avances y si me lo permitís, antes de despedirme, os contaré la última novedad de mi hermana Vic :) Por otra de esas casualidades de la vida, ahora está en Etsy :) Os hablaba al principio del "compro-pongo"... A mí como práctica habitual no me funciona, pero he de reconocer que algunas de mis cosas más preciadas han manado de esa fuente, hasta el punto de que más las considero adopciones que compras. Acercaros a su tiendica; os garantizo que será como asomaros a esa ventanica de mi Maison Bois :) Todo lo que veréis en su escaparate está "hand made with love", en un ambiente sin malos humos, en todos los sentidos y desde todos los puntos de vista y os garantizo, además, que todo ha pasado el implacable filtro de la doble lupa de nuestro gran jurado; piezas únicas e irrepetibles que te arrepentirás si dejas pasar de largo :)

Os dejo su enlace y un besico: Victoriaminiaturas 

:)

martes, 22 de mayo de 2018

No caerá!

  Desde que las vi por primera vez me quedé prendada de esta...




  Fue para mí, a la par, una premonición y un buen presagio... el equilibrio en que se sostienen las cartas, si os fijáis, es imposible... Carmen (Pekevasión) ha recogido en la escena el instante en que todo se viene abajo, el inicio del derrumbe... la premonición... Ya para entonces, la bruja que llevo dentro había presagiado un enorme tsunami... Cuando vi esas pequeñas cartas, sentí que no se equivocaba...

  Sin embargo... la figura sigue en pie :), creo que eso fue lo que me atrapó de ella... saber que no va a venirse abajo... Tras la primera impresión... la esperanza; tras la tormenta... el arco iris... ♥


  Estuve a punto de pedírsela a Carmen, hubieran bastado dos palabras para que me la enviara a casa... pero la idea se enredó con mil historias que en aquellos días asaltaban mi cabeza y el momento pasó; con todo esa sota, plantando cara al mundo con su espada mientras sus pies irremediablemente se deslizan perdiendo el apoyo, se instaló en mi corazón como intangible amuleto de buen augurio... no va a caer :)

   Hace nada que mi hijo ha tenido a bien comunicarme que esta mañana ha recogido un sobrecico del buzón :) Le he puesto el remite, sin leerlo, al primer golpe de vista :) Carmen tiene eso, sus sobres son como sus minis, entre mil los reconocería yo, jaaaaaa! Dentro estaba la torre de naipes que no va a caer :) y la palabra que me ha dado en la diana del corazón: "vuelve" ♥ Como fondo, sonaba una canción de colores que llegaba desde el blog de May (Anisnofla)... de mil colores... de mil colores, mil... ♥

   Algún día escribiré la historia del tsunami... algún día pondré esas cartas boca arriba y me sacaré de dentro las caras y las cruces, las luces y las sombras... algún día daré cuenta de cada personaje y del papel que ha jugado en esa partida... y con mi hermana Vic haremos un librico de tapas negras para el desván... tengo que buscar un tuto de telarañas...

  Hoy no es hora ni tengo tiempo, tengo que volver :), tengo que ocuparme de la casita Bois; va siendo hora de que Gabriela termine de instalarse; tengo un par de nenas que necesitan sonrisa nueva y un montón de ovillos que tejer :); tengo que avisar a Pili (Pilimini) para que prepare los hilos porque en la noche de la próxima feria quiero aprender a coser; la lana tiene un toque inigualable pero para el verano una bitel necesita vestidicos de piqué...

  Bendito sea este rincón al abrigo del mundo y sus imposturas, bendita la savia que alimenta el corazón que se detiene a enviar un sobre, un mail, a respetar un silencio :), a celebrar un regreso con un "te echaba de menos" :) No sé... uno cree que los grandes problemas necesitan enormes esfuerzos para solventarse... buscando las grandes soluciones, pasamos por alto que, a veces, todo puede arreglarse con una pequeña cosita de papel... en realidad, lo que mueve el mundo es el amor en toda su infinita paleta de colores...


  Carmen no sería Carmen si no hubiera aprovechado el viaje con una "propina", jaaaaaa! Estos libricos también se quedarán en la Maison Bois en recuerdo de este día, lalalalaaaaa... Desde que no hago guris no escribo cuentos... tendré que ponerle remedio a eso también... :)


    Mija... no voy a darte las gracias... se me queda corto. En las cosas que interesan tú y yo tampoco necesitamos muchas palabras para entendernos. Pero sí te hago la promesa de que nunca escatimaré un sobre cuando entienda que alguien lo pueda necesitar y repetiré con otros el gesto que hoy has tenido conmigo. Este mundo parece empeñado en desterrar la magia fuera de sus confines. Que no cuente conmigo tampoco para eso! Así quemen todos los sobres hasta no dejar ni uno solo de muestra sobre la faz de la tierra, seguiremos sacando sobrecicos artesanos de la chistera, que ya llevamos tiempo en esto y se va notando el nivel :)
   


  Me emociona saber que estáis ahí :)

  

domingo, 20 de mayo de 2018

Decíamos ayer...

   Decíamos ayer... creo que algo sobre la primavera... recordáis? Que si empieza el 20, que si llega el 21... de qué mes? No la he visto por aquí... No puedo decir que haya estado especialmente atenta, pero os puedo asegurar que no me he topado con ella desde mi última entrada... Puede que todo ese despiste de fechas no sea sino una más de esas falacias con las que nos toca apechugar a diario... o quizá sea más grave y haya que aceptar que aquellas primaveras de mi infancia también han sucumbido al tsunami de agua putrefacta que nos ha azotado hasta arrasar tantas y tantas cosas que suponíamos inamovibles, tantos pilares que aún sostenían el mundo  en un ámbito de decencia siquiera fuera en precario equilibrio...

   No sé cómo lo veréis vosotros, pero yo, en este momento, tengo una percepción del mundo como algo absolutamente hostil y así las cosas, la mejor defensa pasa por replegarse; de momento ponerse a resguardo, construir la crisálida para que el frío no mate a la mariposa  y aferrarse a la mano que te caldea el corazón. Tengo la inmensa fortuna de tener en mi casa el puerto de abrigo y en Zaragoza una maña que me quiere por lo menos la mitad de lo que la quiero yo :) así que me subí en un tren y pese a quien pesara, nos bebimos hasta la última gota un día de primavera que nos inventamos y que por sí solo compensa todos los que todavía se tome en llegar la estación este año, si es que finalmente tuviera a bien presentarse y florecer estos campos. 

   De resultas de aquello me vine con el bolso lleno de garrapiñadas con sus goticas de Anís del Mono, la medida de la Virgen del Pilar y un quita y pon para mis chiquiticas que, con vuestro permiso, voy a hacer desfilar aquí porque, además de mi rincón de colores, este también es el álbum de mis preciadas cosas :)

   Atentos porque no va a ser escopetica feria!   :)

   Para Ángela, un primavera de manga larga. El calendario dirá lo que diga pero nosotras, si no hace calor, no vamos a pasar frío. Una cosa son las margaritas y otra la estupidez.


   Esta no es una bitel que mis hermanas aprecien demasiado, pero a mí me encanta... veo en su expresión la inocencia vulnerable, la ingenuidad de quien aún cree que todavía quedan primaveras...


  Para Candela nos rendimos a los gorriones... dos, porque dos son los suficientes, dos siempre son más que dos si están unidos y encajan mejor que un guante sobre el verde como el trigo verde de su falda de lunares... Qué cosa es! Veo lunares y me brota Granada... :)


   Con Sabrina también lo tuvimos claro; Sabrina es una bitel de domingo de Alameda... qué mejor para ella que las dalias del vestido rosa?


  Y si no hay prisa y anochece por el camino... el tintineo de las primeras estrellas de la noche del verano...


  De cuerpo entero... como la conciencia...


   A Zucena le pusimos zapaticos azules por el lacico de la cabeza... yo siempre he pensado que es la cabeza y no los pies los que deben marcar el paso... una idea anticuada a la que no pienso renunciar... :) Ese vestido tiene el color de los atardeceres rojos, no os parece? El color del cielo del buen augurio... Y campanillas silvestres en el canesú, fijarse bien :)


  La muñequita fue un regalo de Azu... nos encaprichamos otra primavera en que también fui a Zaragoza... nos dio penica verla en aquella caja de aquella tienda de la C/ Mayor... Es una pequeña Heidi Ott... no se si Azu es consciente de lo bonica que es para mi esa moñica... :)


   Para las tardes de tormenta, pantalón de lino :) Empezó a lo tonto mi hermana a componer pantalones y ahora, para mi gusto al menos, los planta como nadie; como diría ella... al casico es! :)


  El jersecico azul que lleva Victoria es de mi globo y letra, cuidau! Caprichico de mis tejemanejes :) Os lo acerco :)


  Y si llega la primavera, tras la tormenta saldrá el arco iris... es lo que cabría esperar, no? Y volverán a erguirse las surfinias! Lalalaaaaa  :)


   Y la vida será un tapiz color de rosa, como siempre ha debido ser!!! :)


   Para que suceda pronto, nosotras tenemos un amuleto :) El mío se llama Varisto... Devaristo de toda la vida :) Señor, me río sola! Jaaaa!


   Y hasta aquí mi nuevo fondo de armario Daragón, sin embargo, quien se piense que solo mi hermana teje como suena un Stradivarius, se equivoca de toda equivocación; yo también voy aprendiendo a bailar las agujas de doble filo. Para muestra un botón :) Atentos!


   Es mono, no? La pulserica de aguamarinas es de mi primavera en Zaragoza, la pincica del pelo también, pero en lo que os tenéis que fijar es el vestidico :)


   Y hasta aquí la pasarela... Pensé que esta fiebre por la escala 1:6 solo sería un capricho pasajero, pero es tan fácil perderse en él... Está tronando fuera... No sé dónde va a ir a parar todo esto... lo mismo este año nos quedamos hasta sin cerezas... 

:)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...