Seguidores

miércoles, 19 de febrero de 2020

A veces llegan cartas...

  A veces llegan cartas... en estos tiempos inhóspitos de nubes sin fondo, extravagantes WhatsApp, escuetos mails y socorridos emoticonos, aún hay días en los que el buzón se llena y te emociona :) Ya no son -que sí son- las palabras que te abrazan desde una nota diminuta o las pequeñas cosas que las acompañan... es el hilo invisible que te atrapa cuando reparas en la distancia que ese pequeño paquete ha burlado hasta llegar a tus manos desde aquellas que, al otro lado del hilo, empaquetaron con tanto mimo y escribieron con tanto cariño... Aún hoy, a veces llegan cartas que saben a felicidad... ♥

   A Drora y a mí nos separan más de cinco mil kilómetros... me cuesta hacerme a la idea, como me cuesta siempre imaginar el verdadero tamaño de las pequeñas cosas que voy descubriendo en su blog... Hay cosas que, aún siendo mediocres, atrapan en una fotografía; en cambio hay otras a las que la cámara no hace justicia... la fotogenia se rige por sus propias reglas. Las pequeñas cosas de Drora, que a mí siempre me han parecido encantadoras, son infinitamente más espectaculares cuando las tienes en la mano, increíblemente más pequeñas, delicadas y perfectas. Hoy me llegó su carta... :) 


   Bombo está impresionado! :) Convencido de que existen los gnomos y los elfos, lo verdaderamente impactante para él es la cantidad de setas que brotan en el bosque de la nuez de Drora :)


  El gnomo parece amigable y afable... quizá lo invite a tomar un tarrito de miel en la casita cuando regrese? :


  Me ha prometido que, si eso sucede, no olvidará restregarse las patas en el felpudo antes de entrar... un osito educado ha de saber comportarse... las zarpas mojadas o embarradas solo abren las puertas una vez; si quieres volver, has de frotar el felpudo... :)


  A Bambalina en cambio le ha enamorado el color de las rosas...


Drora sabe que es presumida y aunque aún es muy joven para ir sola al baile de la arboleda, quizá mañana la dejaré jugar a osita grande en el espejo del remanso... :)




  Qué tarde bonita me ha traído tu paquete, Drora, te doy las gracias de corazón desde este lado del hilo! ♥

  Antes que Drora, fue Carmen la que me llenó el buzón... No nos separan cinco mil kilómetros, pero lo cierto es que entre la orilla de su mar y el norte de mi tierradentro hay un camino que no se recorre cualquier día... de qué si no iba yo a perderme sus garbanzos con callos y todo lo que los rodea... Pero a pesar de eso, entre las dos hay otro de esos hilos mágicos de los que os he hablado y ella se encarga de tirar de él siempre que la ocasión lo requiere y aunque no venga a cuento de nada :)

   Esta vez, además del mítico calendario de "Casa Carmina" que ya marca los días en la casita grande, me mandó galletas y unas pastillicas de caldo de pollo para la cocina de Gabriela... :)


 y unos libricos que colocaré en la estantería cuando Bombo decida que ya los ha leído suficientes veces... :)


   Qué buenos raticos, mija, qué buenos raticos!!! 

:)

viernes, 14 de febrero de 2020

Feliz San Valentín!!! ♥

  Nunca me han entusiasmado demasiado las fiestas de marquesina y anuncio de televisión, pero esta de San Valentín no deja de tener su gracia...  

      Feliz día!!!    :)



sábado, 8 de febrero de 2020

El invernadero

  En el fondo de la Alameda, en un recodo que no se deja ver desde el paseo y protegido del viento por los parterres, siempre ha habido un pequeño cobertizo que vivió cien mil batallas hasta que Simón se decidió a adecentarlo y transformarlo en un invernadero encantador... Allí es donde, en cada cambio de estación, Gilda y Salomón compran los bulbos, las semillas, las plantas y las flores que siempre cubren el pequeño jardín y las macetas de la casita donde crían a su cada vez más numerosa prole.


  La primavera ya se deja intuir y, como el día ha amanecido hoy lleno de luz y de sol, Gilda y Salomón, felices Sr. y Sra. Mais, han aprovechado para acercarse con sus pequeños a la Alameda; el cobertizo de Simón es un lugar lleno de encanto donde los peques no dejan de corretear y sorprenderse y donde siempre les espera Corneta, la gatita blanca que dulcifica los días de Simón...



  Decidirse por estos esquejes o aquellos bulbos no siempre resulta fácil... Gilda tiene muy claro que las lavandas son imprescindibles en su hogar, pero una vez elegidas estas, deja que del resto se ocupen Salomón y los pequeños y ella prefiere esperarlos fuera donde el aire y el sol iluminan los adorables bigotes de la princesita de la casa...



  Os confieso que yo visito el invernadero de Simón incluso cuando no necesito plantas... me encanta recorrerlo y disfrutar de las pequeñas maravillas que nacen y crecen bajo el cuidado y la pericia de sus manos... Flores de mil colores a la espera de ser trasplantadas a los jardines de la Alameda...


los pequeños aperos con los que Simón remueve la tierra y da vida a los capullos más delicados...


sus hierbas aromáticas, los botecitos de abono, el cestillo de las lavandas...


  Siempre conservaré en mi memoria el recuerdo de tantas tardes de verano en las que Simón me ha permitido leer los libros de sus tesoros al abrigo del sol y meciendo las páginas bajo el cuadro de las mariposas...


  Lamento no poder presentaros al artífice de este rinconcito tan acogedor... la visita de los Mais le ha permitido ausentarse dejando a Salomón a los mandos... Simón sabe que puede confiar en él y, en vísperas de la primavera, hay un millón de rincones que atender en la Alameda... 


  A Balita le encantan el perejil y la hierbabuena...


  Perdigón solo quiere las lavandas que le gustan a mamá...


y Balín se llevaría, si se lo permitieran, un millón de flores de cien mil colores que plantaría, si pudiera, hasta en el tejado de la casita donde son tan felices... 


y esa regadera mágica de la que, por increíble que parezca, en lugar de brotar agua, brotan exuberantes Dalias...



   Y poco a poco, casi sin sentirlo, va corriendo la mañana...


 el revuelo de los pequeños atrae como un reclamo a las palomas...


y Gilda, siempre tan paciente, acuna a su pequeña mientras disfruta de una tacita de café con pastitas de canela...



  Es increíble lo dulces que son las horas los sábados de felicidad...


  Pero todo llega a su fin y la luz de las pequeñas farolas avisa de que la aventura por hoy ha terminado y es hora de volver a casa...





  Gilda no lo sabe, pero esos capullos rojos que ya empiezan a abrirse, los está cuidando Simón para ella :) Pronto llega San Valentín... Salomón vendrá a buscarlos y los dejará en su regazo con el más dulce de los besos... Bendita vida, Gilda! ♥



  Y bendita Alameda que siempre cobija nuestras emociones y nuestros sueños :)



  Voy aprendiendo a hacer buenas fotos, eh? :) Ya falta muy poco... Feliz San Valentín!!!

lunes, 13 de enero de 2020

...que las olas se la lleven...

   Aunque soy de tierra adentro y el invierno no invita demasiado, en estos días pasados he rememorado mucho la casita de la playa de la tía Enrieta... 

  El azul cian intenso que colmaba siempre la ventana y el aroma sutil de lavanda con el que Enrieta lo envolvía todo...


...aquellas caracolas que nunca éramos capaces de dejar en la arena y que luego aparecían por todas partes como chispitas de mar perenne...


...aquel sofá con alma marinera y despreocupada y la compañía que nunca faltaba...


...el embrujo de aquellas tazas de café con galletas recién horneadas...


  Aunque soy de tierra adentro, he añorado el mar hasta dolerme... Qué inmensas llegan a ser las pequeñas cosas cuando se pierden! 


 Pero qué poderoso también el corazón en la remembranza... bendita esa fuerza que permite lanzar la amargura al mar, dejar que las olas se la lleven y dulcificar el recuerdo...


  Es tarde... fuera todo está oscuro, pero ya ha empezado a alargar el día... pronto volverán la primavera y las lavandas...


lunes, 30 de diciembre de 2019

2020 días dulces...

   Recuerdo los días dulces... días de gancho, regaliz y tardes largas... de frío fuera y calidez de pies descalzos viendo tras la ventana llover con calma... Recuerdo el sol de tantos atardeceres plácidos, las primeras rosas, la huerta en flor... Recuerdo las risas, la algarabía serena alrededor de una mesa en los días de celebrar, los encuentros y la despreocupada despedida con un "hasta luego" que solo es un "hasta mañana"... Pronto empezará a alargar el día... 

    He pasado una mañana frenética de compras en medio de una muchedumbre que parecía haber olvidado que una gamba solo es una gamba y que una sonrisa alimenta el alma como ningún manjar puede alimentar el cuerpo; en medio de un sinfín de luces de colores, espumillón y buenos deseos con fecha de caducidad... No he podido encontrar el paté de setas que buscaba y la decepción casi me roba las lágrimas al regresar a casa, pero he recordado los días dulces... las sonrisas... las bromas... los consejos... las miradas, los silencios y las palabras... Mañana reuniré a mi familia y a nadie va a importarle un ápice que en la mesa no haya paté :); quién necesita de un trocito de paté de setas para anclar un día más en el recuerdo? Dentro de un año solo espero que todos recordemos la noche de mañana como una noche alegre, cálida y dulce en la que todos sonreímos cenando no recuerdo qué...  

    Que 2020 os colme de días dulces, de vida serena y valiosa compañía!!!
    

     

jueves, 19 de diciembre de 2019

Calendario de Adviento 2019

   


   Doy por hecho que habréis oído más de una vez eso de "menos es más", verdad? Me viene al pelo para justificar mi osadía al atreverme, un año más, a formar parte de este calendario entrañable. Mi admiración, mi gratitud y todo mi cariño para Matxalen por no permitir que se apague esta llama y por contar conmigo para ello ♥.

  Nunca he ocultado que, aunque se me da "mediobien" el gancho, soy patrón-dependiente; envidio la creatividad y la pericia de quienes son capaces de diseñar sus propios patrones... Yo puedo reproducirlos, darles si queréis mi toque personal, pero soy incapaz de hacer prácticamente nada si no tengo un patrón. Mis "creaciones" no pasan de ser pequeñas simplezas de "menosesmás". La suerte es que, en este mundo pequeño, una pequeña simpleza puede ser capaz de marcar una gran diferencia :) Mirad esta mesita...


   Miradla ahora... :)


    Apreciáis la diferencia? Os dais cuenta de dónde está la "simpleza"? Observad...



    Mirad ahora! :)



   Un pequeño tapete puede determinar un antes y un después, no creéis? :) Caben en cualquier sitio y en ninguno están de más; a veces hasta pasarán desapercibidos, porque rara vez son los protagonistas, pero acompañan como lo hacen los buenos amigos y enriquecen cualquier detalle al que acompañen :) Os animo a intentarlo y a llenar vuestras casitas de pequeños tapetes :) Los dos que os traigo se hacen en un suspiro; cuatro vueltas y listo. Quedan genial con hilo de coser y gancho de 0,7 mm, pero si no os atrevéis con tan fino también hacen su papel con perlé del nº 12 y gancho hasta del 0,9. Empezamos?

Vuelta 1.- Se inicia tejiendo 6 puntos bajos dentro de un anillo mágico. Al terminar, cerramos la vuelta con un punto deslizado en el primer punto bajo que tejimos. (6 puntos)

Vuelta 2.- Levantamos 3 cadenas y añadimos un punto alto en el mismo punto de inicio; después, tejemos 2 puntos altos en cada punto de la vuelta anterior y repetimos la serie cerrando la vuelta con un punto deslizado (12 puntos)

Vuelta 3.- 3 cadenas en el primer punto de la vuelta anterior y 2 puntos altos en el siguiente; seguimos haciendo un punto alto en el tercer punto de la vuelta anterior y 2 puntos altos en el siguiente, repitiendo esta secuencia por toda la vuelta y cerrando al final con un punto deslizado. (18 puntos)

Borde.- Para que el borde quede bonito, le he hecho unas ondas tan simples como el tapete: tejemos 3 cadenas, saltamos un punto de la vuelta anterior y deslizamos en el punto siguiente, repitiéndolo así hasta el final de la vuelta. Voilá!!!



  Queda perfecto para colocar debajo de una lámpara, de un jarroncito, un candelabro...



  Si preferís algo un poco mayor y más decorativo, os propongo este otro:

Vuelta 1.- Se inicia tejiendo 10 puntos bajos dentro de un anillo mágico. Al terminar, cerramos la vuelta con un punto deslizado en el primer punto bajo que tejimos. (10 puntos)

Vuelta 2.- Levantamos 3 cadenas y un punto alto en el primer punto de la vuelta anterior; seguimos con 2 puntos altos en cada punto,  cerrando la vuelta con un punto deslizado (20 puntos)

Vuelta 3.- Seguimos esta secuencia: un punto bajo en el primer punto de la vuelta anterior, 3 cadenas, saltar un punto de la vuelta anterior y punto bajo en el siguiente. Volvemos a hacer 3 cadenas y repetimos la secuencia por toda la vuelta y cerrando al final con un punto deslizado.

Vuelta 4.- Para empezar la vuelta nos deslizamos al primer espacio de cadenas de la vuelta anterior y ahí levantamos 3 puntos altos que cerraremos juntos; luego hacemos 5 cadenas y volvemos a tejer 3 puntos altos cerrados juntos en el siguiente espacio de cadenas; volvemos a hacer 5 cadenas y repetimos la secuencia hasta el final de la vuelta. Listo!!! 



     Es difícil hacerles una buena foto, pero creo que podéis haceros idea de como queda :)



   Atreveros a llenar vuestras casitas de tapetes y a jugar con los colores; descubriréis que el encanto a veces está en una pequeña simpleza de "menosesmás" :) 




  Os dejo mi gratitud por estar ahí, por vuestras visitas y vuestros comentarios y con todo mi corazón os deseo...


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...